Buscar
  • VidaBebidaBlogger

¿Tu cuerpo está ácido?

¿Sabías que nuestra salud depende de que nuestro pH esté en equilibrio? De acuerdo a los hábitos alimenticios que tengamos, al medio ambiente, la contaminación, el estrés, y algunas otras variantes, el nivel de nuestro pH puede ser ácido o alcalino. ¿Y eso qué significa?


Nuestro cuerpo tiene un pH, el cual en palabras simples es un número que nos indica el grado de acidez en las cosas, en este caso en nuestro cuerpo. El pH ideal de un organismo equilibrado estaría rondando el 7 en una escala del 0 al 14, siendo 0 totalmente ácido y 14 alcalino. 


Lo que sucede hoy en día, es que la mala alimentación, la contaminación y el estrés provocan una acidificación en nuestros cuerpos, creando un ambiente hostil y frágil ante enfermedades y virus.  


Cuando un cuerpo está sano y en total equilibrio todos los órganos y líquidos corporales funcionan de manera que los niveles de acidez se mantienen en el rango correcto. Si este rango se mueve puede provocar que este mecanismo perfecto entre los órganos se modifique porque alguno ya no pueda trabajar correctamente o se sobreesfuerce, derivado de que la sangre en busca de los nutrientes que le hacen falta para su alcalinización los robe de otras fuentes, como los otros órganos.


Todo esto provocará que nuestra maquinaria interna no absorba los nutrientes adecuadamente, no se desintoxique, se genere un estado de acidez cada vez mayor y que nuestros órganos se vean afectados.


Síntomas de acidez en el cuerpo


Algunos síntomas  que reflejan esta acidez en el cuerpo son: falta de energía, sobrepeso, descalcificación en los huesos, infecciones, caries, insomnio, piel seca, cabello seco, disfunciones renales o hepáticas, entre algunas otras.


Bueno, y ¿cómo combatimos esto?


  • El ejercicio físico nos ayuda además de a tener buena condición física, a mantener un peso ideal y a sentirnos bien, a desechar las toxinas, ayudando a mantener un nivel equilibrado de acidez.

  • Mantenernos hidratados con líquidos bajos en azúcar y agua natural.

  • Evitar el estrés, o bien, hacer actividades que nos ayuden a disminuirlo, como practicar yoga, meditación, caminatas, actividades al aire libre, etc.

  • Bien dicen que “somos lo que comemos”, así que es primordial incluir en nuestra dieta alimentos alcalinos y procurar el menor consumo de aquellos acidificantes. Algunos ejemplos son:



Hay alimentos que son ácidos como el limón pero que una vez digeridos se vuelven alcalinizantes por sus propiedades, sus minerales y bajo nivel de azúcar. 


Esto mismo sucede con la kombucha, a pesar de ser una bebida ácida, sus propiedades nos ayudan a alcalinizar nuestro sistema una vez que entra a nuestro cuerpo. El ácido acético y el ácido glucurónico, presentes en la kombucha, ayudan a extraer las sustancias dañinas eliminándolas por medio de la orina, y  las enzimas digestivas ayudan a que los nutrientes sean absorbidos adecuadamente. 


¿Entonces es mejor ser alcalino?

No, ni ácido ni alcalino, lo ideal es tener un equilibrio. El pH ideal es de 7,3, que si bien sí es ligeramente alcalino, no lo es en extremo, y es el nivel en el cual todo nuestro sistema funciona adecuadamente. 


Si nos fuéramos al otro extremo y tuviéramos una alcalosis podría provocarnos insuficiencia cardíaca, problemas renales o arritmias. Ningún extremo es bueno.


Así que incluye en tu dieta la kombucha y ayuda a tu cuerpo a mantenerse equilibrado y sano. Y qué mejor que kombucha Vida Bebida, mexicana, orgánica, artesanal y deli.


www.vidabebida.com/tienda

30 vistas

Fortalece a tu cuerpo y a la Madre Tierra

Síguenos 

55·4828·5547

  • Instagram
  • Facebook icono social

Suscríbete a nuestro newsletter

0