fbpx
Aprovecha el cupón BEAKOMBUCHA y obtén 10% de descuento en tu primer compra con opción a pago en efectivo cuando recibas tu paquete.

Nuestro segundo cerebro, el intestino

¿Sabías que tenemos un segundo cerebro?
Pues sí, y aunque ese segundo cerebro no está alojado en la cabeza, es súper importante para el bienestar general de nuestro cuerpo y mente.

¿Y por qué es tan importante?

Todos sabemos que el intestino es  un órgano por el cual los alimentos pasan y donde se van absorbiendo los nutrientes, pero en realidad hace mucho más que eso. 
 
En este maravilloso órgano viven millones de bacterias y microbios, pero calma, son bichos buenos, son los que ayudan al intestino a llevar a cabo esa función de absorción de nutrientes, además de que son los que van a luchar contra las bacterias malas que quieran dañarnos. 
 
Además, cuenta con su propio sistema nervioso y sus propios circuitos neuronales (sí, nuestro intestino tiene neuronas), el cual controla directamente el aparato digestivo y al mismo tiempo  se comunica con el sistema nervioso central, osea, con el cerebro.
 
Y hablando de las neuronas, éstas pequeñas e importantísimas células necesitan de neurotransmisores, es decir, de las sustancias químicas generadas por nuestro cuerpo y por medio de las cuales las neuronas se comunican. Un neurotransmisor fundamental es la serotonina, la cual está relacionada con el sueño, el bienestar, el comportamiento y la actividad sexual, y en consecuencia también con la depresión y trastornos de ansiedad. Y ¿qué crees?, hay mucha más serotonina en el intestino que en el cerebro, y se genera a partir de nuestra alimentación.

¿Entonces, el intestino piensa como el cerebro?

No, el intestino no piensa como el cerebro, pero sí registra sensaciones y emociones que comunica al cerebro y que éste último puede interpretar como algo bueno o malo, como por ejemplo una crisis de pánico.